Tal vez a usted le ha ocurrido: estar en medio de un congestionamiento vial y contemplar, a través del parabrisas, un cielo formidable. Los semáforos cambian de rojo a verde y todo permanece quieto, exasperantemente quieto. Alguien toca el pito con insistencia. Un camión amenaza con avanzar por el espaldón. La aplicación de navegación en su celular despliega continuamente mensajes de “Recalculando”. Y mientras tanto usted solo puede imaginar un plácido desayuno frente al mar  o un café humeante en la frescura del bosque nuboso.

De seguro le ha ocurrido, ¿cierto? Pero no se sienta culpable. Le sucede a muchas personas.

En Costa Rica, según el Informe del Estado de la Nación 2018 los trabajadores de la GAM, en promedio, pasan una hora y 18 minutos en presas en la tarde-noche y una hora y 12 minutos en la mañana. Todo esto representa un costo aproximado  de 3 mil USD al año para cada trabajador. Pero hay algo aún más importante: el efecto en su calidad de vida y su productividad laboral.

La situación de la pandemia ha replanteado los esquemas de organización laboral. Hoy, como resultado de las restricciones sanitarias, muchas organizaciones han implementado protocolos para que los colaboradores realicen sus tareas de forma remota.

Algunos estudios sugieren que estas políticas, además de mejorar la calidad de vida de los trabajadores, podrían significar un aumento significativo en la productividad. En España, por ejemplo, según CaixaBank Research, este aumento iría del 1.4% hasta el 6.2%.

Pero teletrabajar no debería significar literalmente “work from home” (trabajar desde casa). Pese a los indiscutibles beneficios del teletrabajo, está demostrado, también, que trabajar desde casa tiene ciertas desventajas. Uno de los principales problemas se asocia con la escasa separación de vida laboral y familiar, ya que, al desarrollarse en el mismo espacio físico, es altamente probable que el trabajo empiece a afectar las dinámicas familiares. De igual forma, existe un riesgo muy alto de que las personas desarrollen prácticas de sedentarismo que, a la postre, pueden ser muy perjudiciales para la salud.

Por esa razón es importante recordar que usted puede trabajar desde donde desee. Es decir, puede hacer realidad aquello que imaginaba en medio de una presa, el desayuno plácido frente al mar, el café humeante en la frescura del bosque nuboso. Basta, tan solo, identificar la mejor alternativa, empacar su laptop o su tableta y ponerse en marcha.

La colección Small Distinctive Hotels, por ejemplo, ofrece una serie de opciones que le permiten desarrollar sus tareas en el mejor entorno y con las facilidades de conectividad que usted requiere.  Ya sea en la playa…  Alma del Pacífico en Esterillos de Parrita,  The Gilded Iguana en Nosara, Tango Mar en Playa Quizales de la Península de Nicoya, Nicuesa Lodge en el Golfo Dulce, Villa Caletas en el Pacífico Central o Capitán Suizo en Tamarindo…  Ya sea en la montaña… Hotel Belmar de Monteverde o Arenal Kioro en La Fortuna… Usted contará con todo lo necesario para que la rutina diaria sea lo más placentera posible.

La creatividad y la innovación son aptitudes  altamente apreciadas por las organizaciones. Numerosos filósofos, músicos y escritores tenían claro que, a menudo, es importante retirarse a la naturaleza para estimularlas. ¡No lo olvide!